DISEÑO INTERIOR: LA IMPORTANCIA DE LAS ESTACIONES Y EL CERRAR CICLOS.

Hoy inicia la primavera en el hemisferio norte y con ella dejamos atrás una estación invernal que nos trajo reencuentros familiares, viajes de fin de año y el cierre de diversos ciclos para dar inicio a una serie de eventos personales y profesionales que en definitiva nos harán florecer ahí donde hemos sido plantados para llevar una vida con propósito.
Dentro de la arquitectura del diseño de interiores existen una rama de estudio llamada “psicología del espacio” que se define así misma como: “el estudio del ambiente sano para la mente y el cuerpo”. Paul Rudolph arquitecto estadounidense formado en Harvard y decano de la Universidad de Yale, es el Carl Jung de los arquitectos, pues el creía que la arquitectura giraba en torno a “la manipulación del espacio, la luz, la proporción, la textura y el material” y el conjunto de estos elementos satisfacía las necesidades psicológicas de los ocupantes. Rudolph fue un pionero en estudiar la relación de los espacios, los colores y la arquitectura.

Los estudios dentro de esta rama, no han sido numerosos, pero los que se han realizado han sido sumamente valiosos. En estas investigaciones han participado arquitectos, interioristas, psicólogos, médicos y antropólogos que demuestran que el diseño y colorimetría de un espacio son de suma importancia para que las personas que lo habitan puedan desarrollar sus actividades de forma óptima y sobretodo evalúan el impacto en la salud mental de las mismas.

La importancia de que una persona pueda percibir en su entorno que una estación termina y otra comienza es crucial para la salud mental de cualquier individuo pues existe una enorme conexión en cómo respondemos ante los estímulos visuales. Al diseñar un espacio se debe de tomar en cuenta factores como: los muebles que tendrá, los cuadros que colgarán de los muros y su contenido, el tipo de personas que lo estarán habitando, las entradas de iluminación natural, la orientación del espacio, el clima de la región e inclusive si se cuenta o no con espacios verdes inmediatos para que el profesionista encargado de realizar el proyecto pueda hacer una interrelación entre todos los recursos con los que cuenta y la ubicación de los mismos.
El diseño de interiores bien manejado, con una aplicación correcta de las teorías sobre salud mental y comportamiento humano, pueden mejorar significativamente la sala de espera de un hospital, el cuarto de un recién nacido, la casa de unos recién casados, el gimnasio de un atleta de alto rendimiento, la oficina de un abogado, la recámara de un estudiante dentro de una residencia estudiantil en la que estará viviendo temporalmente, la habitación de un hotel, por mencionar algunos ejemplos.

Cada quien cierra ciclos a su manera, unos se cortan el cabello, otros renuevan los espacios que habitan.

 

Te invitamos al Taller impartido por la arq. Andrea Carrera, “Casa Sustentable, ¿Inversión o gasto?” Donde aprenderás el trato Cliente-Arquitecto y como convencer a tus clientes de invertir en un proyecto sustentable.

Redactado por:

Arq. Andrea Carrera 

MANEJO DE RESIDUOS EN LA CONSTRUCCIÓN

En el ramo de la construcción no estamos acostumbrados a darle una segunda vida a todos aquellos materiales que emergen en el transcurso de una obra. La construcción es una de las industrias que más desechos genera además de que tiene consumos excesivos de los recursos naturales no renovables y de los recursos en general. Modificar la mala práctica de que todo lo que demolemos lo desechamos sin separarlo y sin prestar atención en si puede tener una nueva oportunidad ese material, va cambiando progresivamente pero aún queda mucho por hacer.

Mitigar el impacto que esto genera depende mucho de la voluntad personal de los ciudadanos, el conocimiento técnico, la vinculación con el sector privado, las universidades y por supuesto la voluntad política del bien común.
Los incentivos para las empresas y personas que construyen deben de maximizarse y previo a esto deberíamos de tener un apartado en los catálogos de conceptos en donde se indique qué se hará con esa tierra vegetal que aún sirve, pero termina en un basurero, esa cimbra que después de colar tiene algunas manchas y termina siendo desechada, esos sacos de cemento ahora sin material y las múltiples botellas plásticas de refresco que llegan a consumirse en una obra y sin más se tiran. Esto por mencionar solo algunos ejemplos.

Desde el 2003, en México, existe una Ley llamada “Ley General Para La Prevención y Gestión Integral De Los Residuos” en donde establece que tiene por objeto “garantizar el derecho de toda persona al medio ambiente sano y propiciar el desarrollo sustentable a través de la prevención de la generación, la valorización y la gestión integral de los residuos peligrosos, de los residuos sólidos urbanos y de manejo especial; prevenir la contaminación de sitios con estos residuos y llevar a cabo su remediación” y actualmente la Cámara de la Construcción trabaja en un plan nacional de manejo de residuos que realizará las adecuaciones del mismo según la delegación en la que se esté manejando pues Nuevo León no maneja ni los mismos materiales ni los mismos residuos ni el mismo clima que Quintana Roo y viceversa.
En el padrón de la SEMADET podremos encontrar a prestadores de servicios autorizados para recibir los residuos de nuestras obras que están certificados colaborando con la regulación ambiental.

 

Redactado por:

Arq. Andrea Carrera