¿Cuánto y cómo cobrar un proyecto arquitectónico?

La pregunta del millón, si alguna vez mientras estudiábamos nos hubieran dicho que lo primero que te van a preguntar los clientes es “¿Cuánto me va a costar?” ,  “Es una remodelación pequeña, ¿cómo cuánto crees que salga $$$?”, “¿Cuánto me cobras por un planito?”, y que además, más que usar softwares para diseño utilizarías Excel el 99% de tu tiempo,   estoy segura que muchos hubiéramos pedido un semestre completito de costos y presupuestos por más aburrida que sonara esa clase.

frustrado

Son las preguntas más frecuentes qué como arquitecto te vas a encontrar en tu qué hacer profesional. No te preocupes todos pasamos por lo mismo, y aunque no lo creas hay una respuesta.

 

Todo dependerá de varias situaciones y variables que en el curso de Administración y Control de Obra podrás definir según el giro de tu nuevo despacho, ya sea que te dediques sólo al diseño arquitectónico o supervisión y/o administres tus propias obras.

 

En este curso compartiremos tips, consejos, situaciones y problemas de obra que a todos en más de una ocasión nos ha pasado y conociéndolas te aseguro que no te pasarán a ti.

 

Dirigido a :

Arquitectos, ingenieros o diseñadores que estén iniciando en el campo de la construcción.

 

 

Inicio 20 AGOSTO

Horario LUNES Y MIÉRCOLES 7:30-9:30 pm

Duración: 6 semanas

 

Museos como pieza de arte

Los buenos museos son, como los buenos mayordomos, invisibles. Existen sólo para dar relieve, presencia y atractivo a lo que exhiben, no para exhibirse a sí mismos y apabullar con su histrionismo a los cuadros, esculturas, instalaciones u objetos que albergan.

Te mostramos algunos ejemplos que indican como la arquitectura de un museo puede ser más atrayente que el valor que hay dentro.

El Real Museo de África Central está en Tervuren, a unos 15 kilómetros de Bruselas, en un parque de sueño, rodeado de bosques que en esta mañana primaveral hierven de cantos y vuelos de pájaros multicolores. Al pie del edificio hay una laguna circular y estanques artificiales, donde, en la Exposición Universal de 1897, Leopoldo II exhibió congoleses de carne y hueso de su vasto dominio africano con sus cabañas, tatuajes, lanzas y tambores: fueron el atractivo estrella del evento pero nueve de ellos no resistieron el clima y murieron de pulmonía.

El soberano belga -ahí está su estatua de figura imponente y las inevitables barbas rastrilladas- quería que este museo diera una impresión de poderío y orgullo perfectamente justificados y encargó su construcción al arquitecto francés Charles Girault, que había diseñado el Petit Palais de París. El resultado fue versallesco, monumental y bellísimo, aunque el paso del tiempo y los avatares de la historia hayan infligido ahora a este presuntuoso local una connotación un tanto kitsch.

Pese a su enormidad, el museo exhibe sólo un 10% de sus existencias. Aun así, lo que muestran sus vitrinas y salas es muchísimo y está expuesto con inteligencia y gusto.  Las notas y paneles son instructivas y la riqueza de la colección de máscaras, armas, instrumentos musicales, utensilios, atuendos, tocados y hasta la gigantesca piragua socavada en un tronco de árbol donde caben un centenar de remeros dan una idea soberbia de la variedad de las culturas centroafricanas.

El museo, a la vez que los exhibe, se exhibe demasiado a sí mismo. Sus cúpulas, vitrales, molduras, arañas, cortinajes, espejos biselados, están continuamente interponiéndose con descaro entre el visitante y lo que, en teoría, es la razón de ser del edificio: revelar la realidad histórica, geográfica, cultural y etnológica centroafricana.

El Real Museo de África Central

No hay que culpar de este exhibicionismo intruso sólo al arquitecto Girault: éste obedecía instrucciones de su patrón, un rey mesiánico y megalómano que, a través de este museo, quería promocionar su obra y lucirse ante la posteridad. Pero, al mismo tiempo y sin saberlo, quien diseñó el Petit Palais y el Museo Real De África Central inauguraba una tendencia de la sensibilidad y los valores estéticos que a lo ancho y lo largo de Europa occidental empujaba ya a los artistas a ser protagonistas de sus propias obras, desnaturalizando de este modo aquella antiquísima vocación del arte y la cultura que quería que el creador desapareciese detrás de su obra para que ésta resplandeciera mejor y con brillo propio. Era sólo el comienzo de una evolución de la que, al cabo de unas décadas, resultaría esa más que curiosa innovación: la de que cada obra arquitectónica, por ejemplo, pasara en muchos casos a ser poco menos que un autorretrato, una arquitectura de autor, un arte exhibicionista y narciso en el que los museos, al igual que los ministerios, los puentes y hasta las plazas, tendrían la función principalísima de llamar la atención no sobre lo que hospedan sus salones o aquello para lo que se supone fueron construidos, sino sobre sí mismos y sobre la inventiva y audacia de sus creadores.

 

Para comprobarlo hay que darse una vuelta por el Museo de las Primeras Artes y Civilizaciones de África, Asia, Oceanía y de las Américas, como se llama el museo del Quai Branly, de París. Se iba a llamar de las Artes Primitivas, pero la corrección política atajó a tiempo esa denominación “etnocentrista”. Con este museo, el presidente Jacques Chirac quiso inmortalizar su memoria, así como Pompidou inmortalizó la suya con el museo que lleva su nombre y Mitterrand con la singular Biblioteca Nacional cuyos cuatro edificios semejan cuatro libros abiertos y de pie y cuya mayor originalidad consiste en que las salas de lecturas están en los sótanos y los libros en las alturas, protegidos por costosas gelatinas de la destructora luz solar. Pero, a diferencia de éstos tres últimos, Chirac no consiguió del todo su anhelo de perennidad museística porque al único personaje que inmortaliza el Museo del Quai Branly es a quien lo concibió, el arquitecto Jean Nouvel, el más moderno de todos los arquitectos modernos, pues cada una de sus obras es siempre un extraordinario espectáculo.

En el Museo del Quai Branly, Jean Nouvel se supera a sí mismo en la marca personal que ha dejado impresa en el edificio y que va mucho más allá de la que aparece en otras afamadas concepciones suyas como el Instituto del Mundo Árabe en París, la Torre Agbar de Barcelona o la ampliación del Museo Reina Sofía de Madrid. Sin exageración alguna, del Museo del Quai Branly puede decirse que si extrajeran de él las 3.500 piezas etnológicas y artísticas, el local no perdería nada, porque para lo que él muestra y representa, su contenido es indiferente y acaso esté de más.

Pese a las minuciosas explicaciones y justificaciones de su catálogo, la verdad es que este bello monumento -lo es, sin duda- acapara de tal modo la atención del visitante con su largo y sinuoso corredor sombreado, la floresta artificial que lo abraza, sus laberínticas salas casi a oscuras en las que echan como llamaradas de luz los nichos, hornacinas o alvéolos de las esquinas donde se exhiben los objetos que éstos se esfuman, desaparecen, convertidos en detalles prescindibles, arrollados por el espectacular entorno que, con sus audacias, sorpresas, guiños, disfuerzos, coqueterías y desplantes, absorbe de tal modo al espectador que no le da tiempo ni libertad para disfrutar de otra cosa que de la representación que es el museo en sí mismo.

 

¿Qué museos crees que se puedan considerar una obra de arte por su arquitectura?

 

 

Fuente: EL PAÍS

 

Arquitectura con tierra

 
En épocas pasadas, construir una casa solo requería de tierra cruda. Era –y es- una forma ecológica y económica de levantar una vivienda o cualquier construcción. Luego, el avance industrial dio paso a construcciones con elementos de difícil reciclaje y hasta tóxicos. Dadas estas circunstancias, los defensores del barro como materia prima para las construcciones defienden su reivindicación.
La tierra está disponible en cualquier lugar y es abundante. Su utilización trae múltiples ventajas y seguridad estructural. De hecho, según diversos estudios, un tercio de la población mundial vive en casa de tierra. En muchos países desarrollados se siguen haciendo construcciones de este tipo de forma más frecuente.
Este material, de fácil acceso, predomina en los países con mayor necesidad de viviendas y pocos recursos como en África, América Latina y Oriente Medio.

Construir una casa de tierra tiene muchos beneficios: son más eficientes porque consumen menos energía, son buenas para la salud, otorgan un ambiente climático agradable ya que la tierra tiene una gran capacidad para almacenar el calor y luego cederlo, así que atenúa los cambios de temperatura. Esto último las hace idóneas para climas áridos.
Otra ventaja es que su sustracción se hace de forma fácil, directamente desde el lugar donde se excavan los cimientos de la construcción. Esto no genera grandes desperdicios, como pasa en las construcciones modernas.
Además, tiene propiedades de aislamiento acústico debido a que la tierra transmite de forma irregular las vibraciones sonoras. De esa forma, se vuelve un búnker contra los sonidos indeseados y molestos.
Esto no es todo: también podemos conseguir beneficios filosóficos y psicológicos, pues la tierra propicia un contacto sincero entre los habitantes de la casa y la naturaleza.
Para trabajar la tierra cruda existen diversas técnicas, la mayoría ancestrales que se han mantenido –con pequeños cambios- desde hace siglos. Las principales técnicas son: tapial, el cob, adobes y bloques de tierra puestos de forma compacta.
La de tapial, quizás la más utilizada a nivel mundial, consiste en la construcción de muros mediante la compactación de tierra entre tablas de madera.
Las edificaciones de adobe, técnica cuyo origen se encuetra en la península Ibérica, se realizan con ladrillos de tierras secados con el sol.
El cob, ideal para zonas lluviosas, se elabora con una mezcla de tierra, paja y agua y su origen está en Gran Bretaña.
Todas estas técnicas datan de hace más de nueve mil años, luego de que muchas culturas antiguas las utilizaran para edificar grandes monumentos y fortalezas. Muchas, cabe destacar, se mantienen en pie.

 

Seguridad
Uno de los estigmas que sufren las construcciones de tierra es el de que son propensas a derrumbes ante fenómenos naturales o terremotos. Lo cierto es que este tipo de construcciones gozan de fiabilidad por su flexibilidad, al contrario que el concreto que es rígido. La tierra se mueve con el viento sin venirse abajo.
A pesar de que el auge de la tierra se vino abajo a comienzos del siglo XX, en gran parte al cemento y los ladrillos, y a la destrucción provocadas por la Primera y Segunda Guerra Mundial en Europa y en otros continentes- estimularon el regreso de los proyectos arquitectónicos a partir de la tierra.
En la actualidad muchas instituciones y arquitectos defienden este tipo de edificaciones porque las consideran –y son- un camino al ahorro de energía, materiales y protegen el medio ambiente de forma amigable.
Es, sin duda alguna, el futuro de la arquitectura ecológica a nivel mundial, aunque muchos expertos advierten que se debe invertir en investigación y mano de obra para su buen desarrollo.

 

· ¿En que proyecto aplicarías este método de construcción? 

 

Fuente: Noticias de arquitectura.

El diferente uso de la ciudad para hombres y mujeres.

En 1999, en Viena entregaron un cuestionario sobre cómo la gente en la ciudad usaba el transporte. Los hombres lo completaron en cinco minutos argumentando que lo único que hacían era: ir a trabajar por la mañana, volver a casa por la noche. En cambio las mujeres no podían dejar de escribir.
Entre las actividades que describieron, fueron dejar a los niños en la escuela en el camino al trabajo, o llevarlos al médico algunas mañanas, o ayudar a sus propios padres a comprar comestibles o sacar a los niños de las actividades.
Los resultado de estos estudios provocaron que se hicieran diferentes cambios en la infraestructura de la ciudad por ejemplo: acceso más fácil al transporte público, pavimentos más anchos, rampas para carritos. Estas modificaciones fueron parte de un movimiento llamado “mainstreaming de género”, que evalúaba cómo la planificación y las decisiones políticas afectarían específicamente tanto a mujeres como a hombres.

En Toronto se creo un “request stop system”, en donde las mujeres (y los hombres, para el caso) pueden pedir bajarse de los autobuses más cerca de sus hogares a altas horas de la noche y en varios lugares
Otro ejemplo es que en ciudades como Srinigar en Cachemira y la Ciudad de México, entre otras se han creado autobuses solo para mujeres y vagones de metro.
En El Salvador han comenzado a poner todos los servicios públicos para las mujeres, como el cuidado infantil, la protección contra la violencia y las clínicas de salud sexual, juntos en centros llamados Ciudad Mujer.
Y debido a que las mujeres en general con más frecuencia tienen que combinar el trabajo con los compromisos familiares, en ciudades como Berlín están tratando de quitar la división entre los distritos residenciales y comerciales, entre el suburbio y la oficina y más bien crear vecindarios de uso mixto, con casas, tiendas y lugares de trabajo, haciendo lugares más seguros donde puedan caminar en lugar de tener que subirse a un automóvil cada vez que salgan de la casa.
En busca del desarrollo de diseños específicos sobre estos principios, en las ciudades de América Latina, han hecho mucho para rehacer los espacios públicos para las mujeres. En Rosario, Argentina, la ciudad ha recuperado sus plazas de jóvenes donde había mucho consumo y tráfico de drogas, remplazándolas por espacios llenos de buena iluminación, juegos infantiles, bancos, mesas y porterías de fútbol.
En Viena, la consulta sobre este desarrollo para edificios de departamentos, llamada Frauen-Werk-Stadt, descubrió que las mujeres tendían a hacer más tareas domésticas y cuidado de niños que los hombres, por lo que los apartamentos tienen áreas seguras donde las familias pueden jugar sin tener que trasladarse lejos de casa. También tiene una guardería, una farmacia y un consultorio médico en el lugar, y está cerca de las conexiones de transporte público.
Por otro lado, existe un argumento que al hacerlo atrincheras esas normas. ¿Cómo podría el diseño urbano empujar a las personas hacia una sociedad en la que las mujeres no hagan una cantidad desproporcionada de tareas domésticas y cuidado de niños?
Igual en Viena con el objetivo de apoyar a esa causa, cambió los géneros en las señales del metro, de modo que el recordatorio “por favor deja este asiento libre” mostraba a un hombre sosteniendo al bebé.
Pero es difícil imaginar que el diseño urbano influya en la división del trabajo entre dos personas, y cerrar la brecha salarial, para que el tiempo de los hombres no sea más valioso o facilitarles el permiso de paternidad, pero algo se podría hacer.
De hecho, Japón ha anunciado recientemente planes para forzar efectivamente a los hombres a tomar más tiempo libre cuando nazcan niños y en Suecia y Noruega, donde se desarrolló el plan de incapacidad parental en la década de 1990, actualmente el 90% de los hombres ahora lo toman.
Para el diseño urbano, la tarea puede ser brindar a las mujeres más tiempo y libertad económica, de modo que sea más fácil cerrar esas brechas aún más.

 

Compártenos tu opinión…
¿Crees que se pueda combatir la diferencia de género a través del diseño urbano?

 

Fuente: Fast Company

Lugares abandonados llenos de arte


 

¡Imagina que en los lugares abandonados de tu comunidad pudieras expresar tu arte!

Esto fue lo que ocurrió en Francia.

En el transcurso de tres semanas, 100 artistas fueron invitados como parte del festival Rehab 2, a pintar el interior de una residencia de estudiantes en la Cité Internationale Universitaire en París.

El espacio estuvo entonces abierto al público durante un mes antes de que empezaran los trabajos de remodelación de la universidad.

No es raro que los artistas de graffiti aprovechen los espacios abandonados para liberar su creatividad, haciendo que el festival sea una evolución natural en la forma en que los visitantes experimentan este tipo de arte.

Aunque las residencias desaparecerán pronto, los fotógrafos han documentado el espacio, creando un documento visual duradero. Jonk Photography ha subido una gran selección de imágenes que nos permiten experimentar el espacio incluso si no puedes ir a París. Aquí te los mostramos:

 

¿Te gustaron? ¿En qué lugar de Guadalajara se podría hacer algo así?

Compártenos tu opinión.

 

 

Fuente: MY MODERN MET

Arquitectura y Diseño: La mansión de Luis Miguel en Acapulco

¿Llegaste a ir a Acapulco en los años ’90?

Entonces seguramente, si eres fan de Luis Miguel, te dio curiosidad de echar un vistazo a su mansión y con un poco de suerte, verlo a él también.

Debido al espacio y privacidad que él necesitaba al ser un artista tan aclamado, se hizo propietario de un gran terreno en Playa Bofil, Acapulco. Esta casa tenía una espectacular vista al mar.

La casa tenía un toque mexicano, estaba construida con materiales naturales, en su mayoría tonalidades amarillas y ocres, colores que el mismo Luis Miguel eligió ya que desde el principio colaboró con los constructores y decoradores.

La casa no tenía puertas, ni muros en el interior y durante mucho tiempo fue la única propiedad de la zona; desde la playa cualquier peatón podía ingresar o simplemente ver los movimientos que se hacían dentro de la casa. El diseño con el que fue construida estaba en complicidad con la naturaleza, por ello el artista aseguraba que la propiedad emitía energía.

También se sabe que contaba con un lago artificial al interior y una piscina donde compartió grandes momentos con sus amigos

Años después construyó una segunda casa a la izquierda de ese mismo terreno.

El arq. José Rubén Ramos Osorio, originario de Guerrero, fue el encargado de crear esta mansión al gusto y las necesidades del artista.

El Sol de México, como se le conoce a Luis Miguel, dejó de utilizar esta hermosa mansión con vista al mar porque se volvió un lugar comercial y lleno de tristezas.

Así fue que, el lugar que por años fue el refugio de reuniones con amigos, parejas, empresarios y medios de comunicación se fue volviendo solitario, debido a que Luis Miguel la visitaba muy poco.

La casa comenzó a lucir abandonada y descuidada así que decidió arreglarla para así venderla en 2013. Aunque la cantidad por la que fue vendida es incierta, estamos hablando de millones de pesos. Se sabe que Plácido Domingo y Jaime Camil Garza la adquirieron como parte de su inmobiliaria para construir un hotel de lujo.

 

¿Quieres conocer la casa de algún famoso?

Deja en la caja de comentarios de quién quieres saber y porqué.

Fuente: Quién

¿Qué beneficios tienen los cursos presenciales?

 ¿Por qué optar por el aprendizaje tradicionales (curso presencial)?
 Por supuesto, cada persona es libre de pensar y expresar su opinión, pero cuando de aprendizaje se trata, la verdad es que va a depender de la persona, de sus circunstancias y su criterio el elegir el tipo de modalidad que más le llama la atención.
Sin embargo, te compartimos las ventajas de elegir un curso presencial para tu desarrollo profesional.
Interactividad directa con profesores con experiencia

Esta es la ventaja que más se evidencia cuando se toma un curso presencial.
Tener esta vía de atención y comunicación directa por parte del docente ayudará a que puedas formular preguntas para aclarar tus dudas, y sin duda esto tiene una diferencia sustancial en tu aprendizaje.
Establece buenas relaciones con profesores y compañeros

Además de lo antes mencionado, el curso presencial te permite crear un vínculo profesional. Esto significa que tienes la posibilidad, y la oportunidad de establecer una relación más duradera con tu profesor y con los demás alumnos que forman parte del curso.

Estas relaciones, que permiten acceder a mayor información, y sobre todo a aclarar mucho de lo que en el curso se menciona, de que pudieras pedir alguna ayuda o algún favor relacionado con lo que estás aprendiendo y puesto que el nivel de confianza es mayor, la predisposición para acceder a esto va a ser muy favorable y sobre todo diferente.

Añadiendo también qué, tendrás más contactos y amistades que cuenten con una experiencia similar que la tuya y eso puede ayudarte a abrir nuevas puertas en tu profesionalismo.

¿Qué beneficios tiene el profesor?

Aunque pudiéramos pensar que todos los beneficios de un curso presencial son para los alumnos, también los profesores que imparten estos cursos salen muy beneficiados. Para los profesores también una gran ocasión para aprender.

Esto se debe a que ningún profesor lo sabe todo. Siempre irá aprendiendo muchas cosas de sus propios alumnos, incluso de aquellos que acaban de empezar. Y, por otra parte, porque una situación ideal para recibir esa retroalimentación o feedback de las demás personas que forman parte del curso, y así entender de verdad cuáles son sus problemas.

No aprendes solo

Para muchas personas a las cuales se les dificulta aprender de forma autodidacta, los cursos presenciales son ideales, ya que la frustración que pudiera representar aprender algo sólo, desaparece en el momento en que sabes que tienes a una o muchas personas que pudieran aclarar tus dudas, y ayudarte en tu aprendizaje.

Evitas la procrastinación

La procrastinación, es aquel síndrome que tienen muchas personas que consiste dejar todo para después.

Cuando esto se deja a disposición de la persona, pueden entrar muchos factores en juego que hagan que el alumno deje todo para el día siguiente, y posponga y posponga las tareas o las prácticas que debe realizar para continuar con su formación. Un curso presencial, evita mucho esta tendencia ya que obliga al alumno a cumplir con un horario, y entregar tanto las tareas como las prácticas necesarias para su aprendizaje en un horario y en un momento establecido, acarreando consecuencias sobre su rendimiento en caso de no realizarlas de ese modo. Esto puede ser una ventaja, o una desventaja dependiendo de la persona.

Como hemos notado, son muchas las ventajas que tiene realizar un curso presencial. Así que si esta es tu forma de aprender, y es lo que te llama la atención, ya puedes ver que el aprendizaje bajo esta modalidad es bastante efectivo, y también tienes sus buenas ventajas.

 

Ve a la sección de >>NOTICIAS<< podrás ver las nuevas fechas de nuestros cursos.

La arquitectura y su compromiso con el fútbol


El fútbol es un lenguaje mundial en el medio deportivo. Los mexicanos, por ejemplo, somos muy aficionados en este deporte.

Pero, ¿has pensando cuán importante es el recinto donde se ofrecen los partidos, tanto para los espectadores, la comunidad e incluso los jugadores?

La arquitectura de los estadios de fútbol ha cambiado desde el siglo XIX hasta la actualidad, donde ahora se atiende más a la seguridad, al confort y a la separación del campo y de los espectadores, así como a la calidad estética de la fachada y del interior.

El diseño incorpora elementos tecnológicos y ecológicos para su implementación en las ciudades modernas.

Cuando una ciudad decide construir un estadio de fútbol está poniendo en marcha un mecanismo mayor al mero hecho de levantar un edificio. Se trata de dotar a un equipo de fútbol concreto de un espacio para realizar los entrenamientos y para albergar campeonatos deportivos, pero también está abriendo la puerta a una nueva distribución espacial de la ciudad e incluso a un motor económico basado en lo que se llama “turismo deportivo”. Claro está, en torno siempre al estatus del equipo de fútbol y de los campeonatos que se desarrollen en los estadios de fútbol.

Los edificios adquieren el estatus de monumento moderno que, aparte de proporcionar un valor estético a la ciudad y un valor cultural potenciando el deporte, también impulsa el turismo.

Es tan importante el área de juego que la FIFA tiene sus recomendaciones técnicas y requisitos que se deben respetar a la hora de construir un estadio:

https://es.fifa.com/mm/document/tournament/competition/espanol_1794.pdf

Algunos estadios de fútbol son considerados joyas de la arquitectura. Un ejemplo es el nuevo Wembley Stadium, en Londres, con capacidad para 90.000 espectadores y diseño del reconocido arquitecto Norman Foster. La integración de este complejo en el área urbana se ha hecho a través del color blanco y de la adaptación de espacios diáfanos en el exterior destinados a aparcamientos, siempre con el objetivo de adaptarse al entorno donde se encuentra y disminuyendo el impacto urbanístico que pueda ocasionar una obra de estas características.

 

Está claro que un estadio es algo más que un edificio deportivo y que puede influir en la ciudad, tanto a nivel urbanístico, abriendo espacios nuevos en la periferia, como a nivel económico, atrayendo turistas y  visitas cargadas de interés en torno, no nos olvidemos, a un deporte que es el fútbol.

 

  • ¿Cuál es tu estadio favorito?
  • Y, ¿por qué no investigas quién es el creador de esa obra?

 

fuente: Tinsa