Así como los buenos modales nos ayudan a entablar relaciones ordenadas con las demás personas con las que nos relacionamos y nuestra manera de conducirnos dice quiénes somos y cómo somos, una buena política de buenas prácticas empresariales que rija nuestro código de conducta dentro y fuera de la empresa resulta básico. De acuerdo a la Guía de Buenas Prácticas de Gestión Empresarial para Pequeñas y Medianas Empresas se menciona que las aplicaciones de estas medidas ayudan a: aumentar la productividad, bajar los costos, reducir el impacto ambiental de la producción (según el giro de la empresa), mejorar los procesos productivos y elevar la seguridad en el trabajo. Las ganancias en términos económicos, ambientales y organizacionales son significativas.

Para la introducción de buenas prácticas empresariales dentro de una organización existen 5 factores importantes: el sentido común y la buena disposición para realizar acciones, medidas sencillas enfocadas al mejoramiento de la producción, percepción de los problemas, recolección y difusión de la información y por último cultura de la organización a través de involucrar y motivar al personal de todos los niveles jerárquicos. En lo que respecta al exterior de la empresa, en numerosas ocasiones dentro del territorio nacional, existe la muy mala práctica de que “negociar” implica dejar a la contraparte en desventaja respecto a acuerdos y términos o abusada de una u otra manera y gracias a eso “existe un negocio exitoso” por parte de la persona que realizó ese acto abusivo. Esa es la clase de malas prácticas que el sector empresarial debe de dejarse atrás y llevar a un nivel más limpio y competitivo el arte de saber negociar de todos los que participamos en algún tipo de transacción.

Sue Robins, profesora de la Universidad de California, imparte un curso en línea a través de la plataforma Coursera titulado The Art Of Negociation en donde explica qué es una negociación y qué no es una negoción y se traduce a una venta, acción que pertenece a una segunda etapa. Parte de la bibliografía que ella utiliza es un libro muy bueno llamado Getting to yes cuyos autores son Roger Fisher and William Ury, ambos profesores de Harvard. Una negociación es: Intercambio de ofertas, se realiza de manera colaborativa, no hay dos negociaciones iguales, contiene componentes críticos del negocio, se realiza entre amigos y familiares y las negociaciones pueden ocurrir en cualquier parte. Una venta en cambio: determina la necesidad de los demás, existe una negociación de ganancias y debe concluir antes de que comience la negociación. A todo esto ¿Cuándo es un buen momento para negociar? Cuando se deban de tomar decisiones importantes, lo que se está negociando entra en la clasificación de ser un artículo caro, existan acuerdos y soluciones que requieren refinamiento, existan acuerdos con múltiples variables, existan montos mínimos o un máximo de gastos y por último en una negociación se debe de elegir la batalla sabiamente. Varios de los factores que influyen en una negociación son: equilibrio de poder, confianza, autoridad, equidad e impacto emocional. El poder al que se refiere es sobre la habilidad para influir en el otro que a menudo es subutilizado, no debemos olvidar que el poder proviene del conocimiento, de la información y sobretodo de la confianza que tengamos en nosotros mismos.

 

Redactado por:

Arq. Andrea Carrera