La sociedad en la que vivimos, sin importar nuestra situación económica, nos exige forjar una profesión que en el mayor de los casos se obtiene junto con un titulo universitario, claro que se entiende que para adquirirlo no solo se necesitan las ganas de hacerlo, sino también y sobretodo se requiere una buena inversión. Lamentablemente, no todas las personas tienen estas posibilidades. Sin embargo, no toda la gente exitosa puede presumir de un titulo, ni toda la persona con titulo puede presumir del éxito.
Así que, ¿qué podemos decir de esas profesiones que no se obtienen con un titulo en manos? ¿Esas personas que contribuyen a mejorar un país, una comunidad, incluso el bienestar de una familia con una profesión no del todo reconocida?

Principalmente, nos referimos a esas personas que dedican su vida y tiempo a la labor de albañilería. Un albañil es aquella persona que tiene conocimientos en la labor de construcción o reparaciones. Ellos se encargan de colocar materiales específicos para la elaboración de muros, cimientos, tabiquería , arcos, drenajes y muchas cosas más. También se encargan de los acabados tanto interior como exterior de la edificación.
Estas son tan solo una cuentas de las muchas funciones que se requiere de un albañil en una obra. Los albañiles son contratados para todo tipo de construcción:
  • Viviendas
  • Edificios
  • Construcciones de lugares comerciales e industrias
  • Así como lugares públicos como parques y plazas, entre muchos lugares más.
Sin duda que su profesión es de los trabajos que más esfuerzo físico requiere. La gran mayoría de los trabajadores de la construcción no cuentan con una vida llena de lujos, y aunque algunos no están conformes con su estilo de vida tan pesado, pero valoran mucho lo que logran conseguir para el bienestar de su familia a través de su arduo trabajo.
Cada 3 de Mayo se celebra «El Día del Albañil» este día los albañiles construyen una cruz con mismos materiales que reciclan de la obra en la que trabajan en ese momento y la colocan en la parte más alta de la construcción, incluso algunos de ellos también la decoran con listones de colores y flores. Esto lo hacen debido a que este mismo día se celebra «El Día de la Santa Cruz».

Además del homenaje al Día de la Santa Cruz, los trabajadores de la construcción hacen una celebración donde en algunos casos se invita también a la familia de los festejados. Esta convivencia, por la general, la financia el encargado de la obra y se organiza en el lugar de la obra. Entre colegas, amigo y junto a sus familias disfrutan de una deliciosa comida, especialmente antojitos mexicanos y no puede faltar una cubeta de heladas cervezas y música.

Sin duda, merecen ser reconocidos por su labor, la cual no es nada sencilla pero se enorgullesen de ser una parte muy importante de la construcción.

 

Taller210 Centro de Capacitación y Especialización
Redes sociales: @taller210
info@taller210.com